Buscar este blog

BIENVENIDOS y AGRADECIMIENTOS


...Sirvan estas líneas a modo de homenaje y agradecimiento a cuantos se cruzaron en mi camino y me aportaron alguna porción de esa esencia de la vida, cuyo conjunto hizo y hace que ésta merezca la pena ser transitada, especialmente a aquellos cuya capacidad de disfrutar haciendo disfrutar a otros, admiro, venero y agradezco, cuyo afán por ello les deseo sea devuelto merecidamente día tras día....

...Y agradecer a mi amigo ReySagrado por cederme algunas de sus imagenes para usar en este blog y que vosotros podais disfrutar y a Arwen por sus bellos relatos...

Los Caballeros Medievales



La imagen romántica de los caballeros medievales que vivían entregados a maravillosas aventuras y fieles a un estricto código de honor, no está alimentada sólo por la literatura de los cantares de gesta o por sagas como la del Rey Arturo, sino también por algunos pocos personajes históricos cuyas andanzas cobraron estatura mítica.

Durante centurias los niños franceses escucharon encantados sus hazañas, los dichos y hechos Bertrand Duguesclin, uno de los grandes héroes de la Edad Media, el cual recibió de su rey el encargo de expulsar a los ingleses del territorio de Francia en el siglo XIV.
Su actitud de valentía, arrojo y sus muestras de piedad sólo eran comparables a la arrogancia con la que rubricaba sus palabras. Fue hecho prisionero por el Príncipe Negro, este le pidió que él mismo fijase el precio de su rescate... "Cien mil libras" ...-dijo Duguesclin sin vacilar, una cifra formidable para aquellos tiempos. Maravillado, el Príncipe Negro le preguntó de dónde sacaría tamaña fortuna.
El condestable repuso con inconmovible seguridad: "No hay muchacha en Francia que no esté dispuesta a tejer una rueca llena para pagar mi rescate" y asi ocurrió, al poco tiempo, los franceses pagaron el rescate hasta la última moneda.
El condestable era un guerrero a las órdenes de la realeza, no un caballero andante que salía por el mundo a "desfazer entuertos"; pero se dice que jamás hizo nada que dañase su honor y, más aún, predicó la defensa y el respeto a los códigos de caballería en cada oportunidad.
Entre los dichos que se le atribuyen, están el de que "de nada vale ganar una batalla y perder el alma". O las palabras que habrían constituido su regla de oro: "Nunca olvides, dondequiera que hagas la guerra, que el clero, las mujeres, los niños y los pobres no son tus enemigos".

3 comentarios:

Arwen dijo...

Ainsss mi niña un caballero de esos para mi solita jejeje que este bien cachas y me haga el amor toda la noche bajo la luna llena toma yaaaaa jajajaj en fin que de ilusión también se vive...preciosa la entrada, bechitosssssssss guapisima

Eimper dijo...

jajaja, uy madre el dia que me toque un caballero a mi jajaja se va a enterar quien es la Eimperatriz jeje, besitos guapaaaaaaa.

j rodrigo dijo...

Arwen, soy el caballero que buscas, donde nos encontramos para que nos enlacemos bajo la luna y con todo el universo envidiándonos?

LIBRO DE FIRMAS

Image and video hosting by TinyPic